Testaments et/ou mandats (Testamentos y/o mandatos)

El 19 de febrero, en las instalaciones del COPSI, se reunieron las señoras, adultas mayores, a compartir un rico almuerzo, un chili a base de legumbres, carne y frijoles, acompañados de una salsa agría y otra a base de tomate. A ésta se le agregó queso, el cual se diluyó por el calor de la misma. Al final, se les ofreció una torta de chocolate y unas bebidas calientes para combatir el frío invierno. Luego del almuerzo se les dictó una charla sobre los tres tipos de testamento y el significado de un mandato. Esto con el fin de que ellas conozcan cómo proceder ante la ley quebequense.

La ley de Quebec reconoce tres formas de testamentos:

– El testamento auténtico (o notarial): este testamento siempre se recibe ante un notario y un testigo (o dos testigos en algunos casos).

– El holograma: este testamento debe ser escrito en su totalidad en la mano del testador. Esto significa que la ley no permite al testador utilizar una máquina de escribir, una computadora o cualquier otro medio técnico para escribir sus últimos deseos. El testador debe firmar su testamento él mismo, pero no se requiere la presencia de testigos.

– Testamentos hechos en presencia de testigos: no es obligatorio que el testamento sea escrito de puño y letra por el propio testador. Por lo tanto, el testador puede mecanografiarla, pero debe ser firmada por él o por un tercero en su nombre, en su presencia y según sus instrucciones. El testador debe declarar, en presencia de dos testigos que cumplan ciertos requisitos, que el testamento es suyo. Estos testigos también deben firmar el testamento en presencia del testador

Para hacer un testamento, la persona debe ser capaz de entender y expresar su voluntad. Una persona incompetente es incapaz de cuidarse a sí misma o de administrar bienes como resultado de una enfermedad, discapacidad o impedimento debido a la edad que afecta a sus facultades mentales.

Para que una persona sea declarada no apta, deben realizarse evaluaciones médicas y psicosociales que certifiquen esas incapacidades y, si procede, debe certificarse el mandato de protección (de la incapacidad) o abrirse un plan de protección que le permita actuar. Le invitamos a contactar con un notario que se encargue de este tipo de expedientes para saber cómo proceder.

El testamento notarial se redacta según sus instrucciones. Dado que el notario es un profesional de la redacción jurídica, sus últimas voluntades se expresan claramente y de acuerdo con las exigencias de la ley. Un testamento notarial tiene efecto a su muerte y no está sujeto a legalización. La ley otorga al notario la condición de funcionario público, lo que le permite conferir autenticidad a los testamentos. Una vez recibido su testamento, el notario se asegura de que esté inscrito en el Registro de Disposiciones Testamentarias de la Chambre des notaires du Québec. Dado que el original debe ser conservado en un lugar seguro por el notario, está protegido contra pérdidas o daños y puede ser fácilmente rastreado después de la muerte del testador. Por lo tanto, es la forma más segura de voluntad.

¿Qué es un mandato?

Es un documento oficial por el que usted, como adulto en plena posesión de sus facultades, designa a una o más personas para que se ocupen de usted o de sus bienes si usted mismo queda temporal o permanentemente incapacitado para ello. En este documento, usted, como mandante, especifica el alcance de los poderes de estas personas, llamadas mandatarios según el Código Civil de Québec.
En caso de que el tribunal dictamine que usted es incapaz, esta persona o estas personas deben protegerle, representarle y llevar a cabo los deseos que usted expresó en su mandato.
En Quebec, hay dos formas de mandato por incapacidad que también se pueden denominar “mandato de protección”.
El mandato notarial se prepara en una oficina jurídica y se registra en la  Cámara de notarios (Chambre des notaires) .
El mandato en presencia de testigos se prepara, o se firma, en presencia de dos testigos que no tienen interés en el mandato. A continuación, deben autenticar al mandante (el que nombra) y al mandatario o mandatarios: el o los que ejecutarán el mandato. También deben asegurarse de que el director esté en su sano juicio en el momento de redactar o firmar. Sin embargo, no están obligados a conocer el contenido del mandato.

El COPSI las espera para la próxima reunión…